lunes, 27 de julio de 2009

Mi estrella


Hacía tanto calor que subí a la terraza. Yo no la había visto, quizás tampoco me fijé en ella porque la brisa que hacía arriba me robó el calor que ya no soportaba mi cuerpo y porque no era a ella a quién buscaba. De repente un guiño, desde lo más alto, después otro relampagueante cerrar de ojos y la vi, bella y altiva, casi cegadora se me antojó si la mirase de cerca. Se dejó ver luminosa y se dejó caer desde lo más alto. Seguí su rastro refulgente que iba dejando y cuando la perdí de vista, aunque me lo habían dicho y no creo en esas cosas, pedí un deseo.

lunes, 20 de julio de 2009

Pensé que.......


Para aquellos que no la conocen, la Catedral de Santiago de Compostela, es una colosal obra de la humanidad en nombre del cristianismo. Miles de kilos de piedras colocadas para dar cobijo al cristiano y su doctrina, a los peregrinos que creen en el mentor del camino y a los peregrinos que sólo entienden que todo es un linda construcción que la historia y la mano del hombre nos han dejado. Quizás miles de gramos de oro fundido en sus altares para adornar algo que quizás necesite adorno para subsistir. Magnánime edificio que he tenido el gusto de conocer en persona, quizás ahí la desilusión de ver como una mujer recargada, como los altares de esta impresionante catedral, pasaba altiva y desafiante ante la figura curvada de una joven, postrada en la puerta de entrada, con la cara palidecida del hambre y con sus manos languidecidas juntas pidiendo, como si el dios de aquella orgullosa mujer rezara en su nombre y en su oro, para sólo llevarse como premio ni siquiera su mirada compasiva, ni siquiera el mal gesto que se le hace a un animal cuando no está en el lugar que debe estar. Entonces pensé que lo mismo de siempre sigue fallando. Entonces pensé que alguna vez las minorías serán mayoría.

miércoles, 1 de julio de 2009